Qida
5 beneficios de contar con una cuidadora de noches de personas mayores precio qida
Qida

5 beneficios de contar con una cuidadora de noches de personas mayores

Tabla de contenidos

Una cuidadora de noches de personas mayores es una profesional que se hace cargo de personas ancianas o dependientes. Una cuidadora de noche está capacitada para ofrecer atención personalizada y adaptarse a los cuidados y necesidades de la persona a la que atiende. Pueden desempeñar su jornada laboral con o sin vigilia, en función del estado de gravedad y dependencia de la persona que recibe asistencia. 

Algunos beneficios de contar con una cuidadora de noche para personas mayores son: 

1. Acompañan a los mayores, evitando su soledad

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) la soledad de las personas mayores se está convirtiendo en una epidemia que no hace más que crecer. Por este motivo, debe de haber una tarea de concienciación por parte de los familiares. Aquí es donde desempeñan un papel fundamental la cuidadora de noches de personas mayores, ya que son la alternativa perfecta para que las personas mayores estén acompañadas en aquellos casos en los que no tengan familiares o estos no puedan hacerse cargo constantemente de la persona. 

2. Aumento de la calidad de vida de las personas mayores 

Gracias a los servicios prestados por una cuidadora nocturna, la calidad de vida de las personas mayores, así como de su familia, aumentará notoriamente, ya que la persona que reciba asistencia, tendrá ayuda y apoyo a la hora de realizar las tareas del día a día, mientras que la familia de esta podrá verse descargada de trabajo, teniendo la certeza de que su familiar está en buenas manos. 

3. La opción perfecta para personas con enfermedades mentales

Una de las grandes ventajas de las cuidadoras nocturnas es que, como bien indica su nombre, trabajan principalmente de noche, por lo que podrán proporcionar atención permanente a la persona anciana en las horas de mayor inestabilidad.

La desorientación de las personas que padecen enfermedades mentales o un deterioro cognitivo como la demencia, puede aumentar durante la noche, es por ello, que un cuidador nocturno debe permanecer alerta ante cualquier intención de levantarse de la persona cuidada en cuestión. Esto, no le priva de poder tener también su descanso durante la jornada nocturna, pero sí debe mantener una atención constante.  

4. Un precio más económico 

En líneas generales poder ingresar en una residencia es una tarea compleja, tanto a nivel de disponibilidad de plazas como de costes, dado que las cuotas no están al alcance de todos los bolsillos. Por ello, posponer este momento mientras la salud y la dependencia de la persona lo permita es una opción algo menos costosa.

Evidentemente, resulta más económico siempre que no se tengan que cubrir las 24 horas del día durante los 7 días de la semana. Si tan solo se necesita atención nocturna, cuidados por horas o atención domiciliaria en fines de semana, si permite un ahorro considerable garantizando de igual manera su bienestar.

5. Creación de un vínculo afectivo con la persona dependiente

Ser cuidadora de noche de personas mayores es un trabajo muy exigente, pero también muy reconfortante, ya que las profesionales podrán pasar horas con la persona a la que atienden y crear, así, un vínculo muy fuerte. 

La cuidadora de noche estará presente en todo momento y para todo lo que necesiten los mayores. Desde que antes de ir a dormir hasta que se levanten, e incluso comprendiendo el momento de la cena y/o desayuno. Esto se traduce en muchas horas de convivencia en las que irán forjando un vínculo cada vez más estrecho que se traducirá en mayor comodidad, afecto y confianza. Esto es lo que garantiza que los cuidados sean de una calidad excelente

Cuidadora de noches de personas mayores qida

Acompañamiento nocturno a ancianos. ¿Qué aporta a las familias?

El acompañamiento nocturno de personas mayores es un servicio muy importante para aquellas familias que no pueden compaginar la vida laboral y profesional con el cuidado de sus familiares más mayores. 

Para ello, se encuentra el servicio de cuidador nocturno de personas mayores, para poder facilitar la vida, no solo de la persona dependiente, sino también de todos sus familiares. De este modo, el acompañamiento nocturno de personas mayores aporta a la familia un desahogo y tranquilidad. 

Además, los familiares también contarán con la certeza de saber que el cuidador nocturno de personas mayores se hará cargo de suministrarle todos los cuidados que necesite: medicamentos, acompañamiento para ir al baño, alimentación, cambios de suero… 

¿Qué hace un cuidador nocturno?

Un cuidador de personas mayores es una persona que cuenta con la formación necesaria para garantizar los correctos cuidados de una persona anciana, así como proporcionar soluciones de calidad en situaciones complejas. 

Las funciones de un cuidador nocturno son: 

– Constante supervisión de la persona atendida: deberá prestar atención al descanso de la persona anciana durante la noche y proporcionarle todo lo que necesite para un sueño reparador: cambio de absorbentes, movilizaciones en cama, acompañamiento cada vez que tenga que levantarse… 

– Mantener a la persona en óptimas condiciones de limpieza e higiene: los cuidadores nocturnos deberán garantizar la correcta higiene durante la noche, sobre todo en aquellas personas que precisen de necesidades especiales como aquellas que lleven absorbentes. 

– Control de la alimentación: los cuidadores nocturnos se encargan también de la alimentación de las personas mayores, prestando especial atención a aquellas personas que se alimentan por vías endogástricas o nasogástricas, o aquellas que tengan que llevar monitorizados sus niveles, por ejemplo de glucosa en personas diabéticas.

Curas y administración de la medicación: el cuidador nocturno de personas mayores se hará cargo de propiciar las curas que sean necesarias, en caso de que la persona padezca de heridas, así como de regular, controlar y administrar la medicación marcada. 

CTA-persona-dependiente-en-casa-calidad-de-vida-cuidados-en-domicilio

Cómo cuidar ancianos por la noche

El trabajo de una cuidadora de noches de ancianos es muy exigente, ya que debe prestar atención a todas las necesidades de la persona y mantenerse despierta para supervisarla. 

Existen dos formatos de cuidar ancianos por la noche: 

Cuidadora de noche en vigilia: es la más demandada, ya que implica que el cuidador nocturno debe estar despierto para proporcionar la seguridad de la persona que cuida. 

Cuidadora de noche sin vigilia: son aquellos cuidadores de personas mayores que no necesitan estar despiertos durante toda la noche. Pueden dormir mientras la persona a su cargo duerma, no obstante, deben estar atentos por si en algún momento requiere de su atención para alguna necesidad concreta como ir al baño, beber agua o cambiar de posición en la cama. 

Compartir artículo
¿Necesitas información de nuestros servicios? Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo